29 septiembre 2009

Más cultura democrática para frenar la violencia

Denunciar a quienes se dicen patriotas y matan compatriotas; a los del sí a la guerra si trae prestigio; a los que nunca se perturban; denunciar el miedo y el embrutecimiento, las alcantarillas y la impunidad, la conversión de la violencia en poderío, el exceso de olvido. Necesidad de memoria, aunque lo recordado inquiete. E importancia de comunicar respeto en favor del desarrollo.

Comentario en el II Foro Comunicación y Ciudadanía: una sociedad comunicada es una sociedad más desarrollada.

En 2001 un discurso de Rigoberta Menchú, en Santa Coloma de Gramenet ligó el desarrollo al respeto y la democracia:


“No habrá Paz si no hay justicia
No habrá justicia si no hay Equidad
No habrá equidad si no hay Desarrollo
No habrá desarrollo si no hay Democracia
No habrá democracia si no hay respeto por la Identidad y la dignidad de los pueblos y las culturas”.

Escalera argumental con sentido, la que encadena Menchú; lógica sencilla que no simple.
¿Por qué lo básico y lo razonable muchas veces parece enemigo de lo cotidiano?

17 septiembre 2009

"Ser periodista es una actitud"


En la revista Capçalera, editada por el Col·legi de Periodistes de Catalunya, entrevistan en el número de este mes al periodista Bru Rovira, que cita a Kapuscinsky


"sabía dos cosas básicas: la primera es que ha de ir a los lugares porque cambia completamente la visión de las cosas. Y la segunda: que te has de formar muchísimo porque no puedes ser un periodista de estereotipos, has de tener una gran cultura general, una cultura antropológica, histórica. ¿Cuántos periodistas hoy día se ocupan de llevar una vida así?"


En su número de diciembre-marzo de 2008, Capçalera recogió una intervención de Antoni Bassas, en la que manifestó que "ser periodista es una actitud":

"Uno no se hace periodista. Uno es periodista. Un periodista es una persona que ha de tener curiosidad universal y leer mucho. La actitud del periodista es el de la persona que ha de tener conversación, que ha de tener capacidad de contrastar argumentos, leer entre líneas y saber por qué un diario dice lo que dice".



En 1995 en la revista Aldizkaria, afincada en Pamplona, Manuel Hidalgo echaba en falta al periodista "humanista, con una gran talla intelectual": 

"un buen periodista debe leer, pensar, ver cine y teatro. No puede mantenerse sólo con la espuma de la actualidad. A mí me parece que estamos en un momento muy superficial. La última parida de un político, la última salida de tono de una tertulia no es nada". 



Saber más:

  • Sobre el género de la entrevista: María Antonia Iglesias explicó en la revista Fusión (febrero de 2008) su estilo a la hora de realizar entrevistas


    "Por lo general el periodista suele hacer pregunta y respuesta y cuando tiene bastante para llenar el espacio asignado, da el tema por zanjado. Yo no. Primero, porque me apasiona la política, me interesan los personajes y sus ideas. Y segundo porque nunca voy a una entrevista para cubrir un expediente sino para pasarlo bien y para aprender porque todos tenemos nuestros prejuicios, retratos más o menos hechos de un personaje. Y en una entrevista larga todo esto te pone a prueba".


    "-¿A qué llama una buena entrevista?-A la que uno tiene ganas de leer. (...) Yo pretendo que mis entrevistas se lean hasta el final".

10 septiembre 2009

"Ambigüedad" y "solución a la turca"

Manuel Fraga preguntado en Cambio 16 (24-11-80), sobre "la falta de éxitos importantes en la lucha antiterrorista" y la responsabilidad del PNV dijo:

"Su responsabilidad es muy grave. Durante muchísimo tiempo a quien han aprovechado las acciones terroristas ha sido al PNV. Mientras ese partido no dé, como está claramente obligado a dar, una declaración terminante en el sentido de que sus objetivos son puramente autonómicos, que el Estatuto y su cumplimiento satisfacen sus objetivos políticos, mientras mantenga la ambigüedad sobre si desea o no la independencia, todo lo que haga en este sentido será negativo".

En esta misma entrevista (a dos meses de suceder el Golpe de Estado) también afirmó:

"La mayor parte de los españoles de hoy, estoy convencido, y un referéndum lo demostraría, prefieren a España con democracia que España sin democracia, pero si le dan a escoger entre España y que no haya España, o España con un mínimo de orden y España con total desorden, o España que funcione y otra con tres millones de parados, desde luego, la opción es mucho más difícil y no puede preverse cuál sería el resultado. Yo creo que no estamos en esa situación, pero creo que no estamos muy distante de ella, y, por lo mismo, todo el mundo debería tentar sus responsabilidades en este momento, yo así hago con las mías".

En otro momento de la conversación, preguntado directamente por "la hipotética aplicación a España de la "solución turca" (golpe de estado y tutelaje del ejército) Fraga no se rasgó precisamente las vestiduras:

"Yo no creo en ella, pero como aumenta la desconfianza, la preocupación por la pasividad y la ineficacia del Gobierno frente el terrorismo, pues me parece que es inevitable que se produzca. Yo creo que ni es probable ni es deseable, pero los hechos están ahí".

Un año después, en la misma revista (7-12-81) este padre de la Constitución, se mostraba partidario de "una reforma en serio" del Título Octavo (autonomías).

Saber más:

En el libro "La transición política española. Los años Pujol" (Àngel Font PC editorial, 2005) Fraga califica el 23-F de "anomalía". En "Desatado y bien desatado" (El Periódico 2005) de "importante anécdota".