29 mayo 2017

Catalunya, recta final


  • Dice Rajoy que el plan soberanista de la Generalitat es el acontecimiento "más grave" de su carrera. ¿Lo minusvaloró? ¿Se confió? ¿Se enrocó?

  • Ese derecho español invocado para que los y las catalanas no puedan votar en referéndum pierde fuerza a medida que quieren hacerlo. Es un hecho.

  • Madrid: percepción amplia de que España puede 'romperse' por Podemos. Barcelona: percepción ídem de que puede no haber 'desconexión' por Podemos.


  • El mensaje 'Cataluña derecho de España', frente al de 'Catalunya derecho de Catalunya'. 

El primero triunfa fuera de Catalunya. El 2°, en Catalunya.


  • Para Albert Rivera la 'España plurinanional' es "hacer el juego a los separatistas". 'Unionismo' que cercena su propia pluralidad. Imposible que una.


  • La autodenominada España 'no nacionalista' debe plantearse: seguir blindando esa idea de `destino´ obligatorio o aceptar una decisión votada donde no encaja.



  • Sí Moncloa cree que con mensajes tipo arrendador va a vertebrar Catalunya, Moncloa está muy torpe.

15 mayo 2017

Cuatro asimetrías


  • Hay una mayor desconexión entre la opinión pública española de lo que ocurre en Catalunya que a la inversa, por la asimetría mediática y sociológica existente.
  • La superior influencia mediática y capacidad de resonancia del Estado con respecto a la Generalitat genera paradojicamente un alto grado de desconocimiento en la opinión pública española. Y eso ayuda a que el Estado conserve la hegemonía en su relato, pero a la postre también puede ser un hándicap.
  • Por cada catalán/a que aspira a cambiar España, hay no sé cuántos españoles que pretenden cambiar Catalunya (en sentido inverso).
  • Y en todo caso, gran asimetría el que el nacionalismo español no se reconozca a sí mismo.

"Alguna parte del futuro estaba presente en el pasado"

Fragmento de un artículo de Txema Montero en Deia (La historia no tiene tiempo para ser justa, 12-5-17)

Se equivocaron quienes hace veinte, quince, diez o cinco años hicieron prospecciones de futuro. Creían que se podía leer el futuro como si se tratara de un libro abierto, creían que se podía escribir en él como si fuera una página en blanco. Hechos imprevisibles como el ataque a las Torres Gemelas, la invasión de Irak, las consecuencias de la primavera árabe, la crisis de Lehman Brothers y las hipotecas subprime, las migraciones a Europa, el Brexit o el auge de los populismos de derechas descalificaron teorías y augurios hasta hacernos decir: “El futuro no es lo que era”. Sin embargo, alguna parte del futuro estaba ya presente en el pasado. La codicia financiera estaba a la vista con su obscena ostentación y desmedido consumo; el ocaso de la clase trabajadora tradicional se intuía tras las sucesivas reconversiones y globalización, con China y los emergentes como talleres del mundo; al igual que el desfallecimiento de la clase media ante la computarización de los servicios, máquinas que sustituyen a empleados. Del mismo modo, alguna parte del pasado está ya presente en el futuro: el reforzamiento de los Estados-nación; el levantamiento de muros para frenar las invasiones o la ampliación del existente entre EE.UU. y México; la fortaleza Europa de las alambradas de concertinas (...)

25 abril 2017

Cuando Rajoy prometía "concordia y autenticidad"

"Hemos vivido unos años de mucha división y mucha propaganda, ahora toca concordia y autenticidad, por ahí también vendrá la regeneración de la vida pública". 


Mariano Rajoy en ABC (29-5-11). ¿Y qué decía por aquel entonces Mayor Oreja? Abrazarse al nacionalismo (español):


"Sin Nación, los españoles no podremos regenerar la justicia, la educación, la economía y el entramado institucional". 

(ABC 28-5-11)

11 abril 2017

ETA y la dualidad del paso del tiempo

Dos reflexiones de hemeroteca 

1. F.L Chivite (Diario de Noticias, 25-4-2007)

"ETA ha sido vencida. Quizá por ningún gobierno en particular, pero sí por el paso del tiempo. Y por la gente. Por la nueva manera de ser y de pensar de los seres humanos de hoy".



2. Xabi Larrañaga (Diario de Noticias, 29-5-2004)

"El tiempo borra marices, y vamos olvidando si los cadáveres tenían mujeres, hijos, hermanos o mascotas. Vamos olvidando también las vomitivas razones de quienes no condenaron los atentados, vamos olvidando, y esto es lo peor, que su muerte no cayó del cielo como un meteoro. Hubo quien empujó y animó. Hubo quien apretó el botón y quien homenajea a quien lo hizo (...)"
"Me basta con ser ciudadano para quemar esa hojarasca oral, esa parla bélica o épica que se gastan los pistoleros, y percatarme de su inmensa falta de piedad. (...) ¿Para cuándo una gota de arrepentimiento?"

Saber más:
De ese paso del tiempo son ejemplo dos asesinatos a sangre fría de dos personas secuestradas con 16 años de distancia. El de José María Ryan (1981), y el de Miguel Ángel Blanco (1997). Dentro de la conmoción que ambos produjeron, la consideración, respuesta y consecuencias sociales fueron muy distintas. "Este es el final de ETA militar", dijo Juan María Bandrés al conocer el asesinato del ingeniero. Lamentablemente se equivocó.