17 agosto 2009

Cuando la guerra civil no era guerra civil

Pasaje de un sermón del entonces obispo de Metre (Brasil), Amadeo González Ferreiro durante la I Asamblea Nacional de Excombatientes (Fuerza Nueva 29-3-75). Las negritas son de este blog.
"España, queridos compañeros y hermanos, no tuvo una guerra civil, sino una auténtica Cruzada en la que sus soldados fueron principalmente "los santos y mártires" como muy bien podemos acreditar los que fuimos capellanes en los campos de batalla (...)

Frase lapidaria de un cruzado, del Ángel del Alcázar Antonio Rivera fue aquella: "Disparad, pero sin odio". Ni tuvimos ni tenemos odio a nadie, y menos a nuestros caídos, que murieron para libertar con su sacrificio, a aquellos mismos que les asesinaron o disparaban contra ellos, y así, con su sangre, cimentar las primeras piedras de la reedificación de una Patria católica, libre, fuerte y entera (...)
Digámosle a la Virgen del Pilar: Señora, despertaremos de nuestro letargo, estaremos siempre en vigilia, arma en brazo, "mitad monjes, mitad soldados", para defender nuestra fe y nuestra Patria. Así sea". (*)

La negación de lo obvio (que la guerra civil fue una guerra civil) no fue una infeliz ocurrencia de este caballero, sino parte del andamiaje justificatorio del bando franquista. En la posguerra Carrero Blanco había escrito bajo el seudónimo de Juan de la Cosa:


"Nuestra guerra no fue una guerra civil, porque en ella no se combatió ni por una dinastía ni por un régimen político; nuestra guerra fue una lucha contra la dominación extranjera (...)"

(*) Saber más:
"se puede amar y querer bien al prójimo (y mucho) disgustándole, y contrariándole, y perjudicándole materialmente, y aun privándole de la vida en alguna ocasión. Todo estriba en examinar si, en aquello que se le disgusta o contraría o mortifica, se obra o no en bien suyo, o de otro que tenga mas derecho que él a este bien, o simplemente en mayor servicio de Dios".
"La suma intransigencia católica es la suma católica caridad. Lo es en orden al prójimo por su propio bien, cuando por su propio bien le confunde y sonroja y ofende y castiga. (...)"
"Y porque hay pocos intransigentes, hay en el día pocos caritativos de veras. La caridad liberal que hay está de moda es en la forma el halago y la condescendencia y el cariño; pero es en el fondo el desprecio esencial de los verdaderos bienes del hombre y de los supremos intereses de la verdad y de Dios".

Cincuenta años después, José María Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei escribió sobre lo que llamó "la santa intransigencia", y reclamó también "la santa coacción" y "la santa desvergüenza".

Y en 2009...
Una revista navarra dirigida por un sacerdote ha conmemorado el aniversario del comienzo de la guerra civil con un lenguaje antediluviano en su número del 16 de julio. Esta publicación integrista, de nombre Quincenal Navarro Católico Siempre p’alante , fue creada en 1982. La asociación que la edita organiza anualmente las Jornadas de la Unidad Católica, que en los últimos años han contado con la presencia del Arzobispo de Zaragoza, Manuel Ureña.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

"fray amadeo gonzález ferreiro".......¿gallego como franco?

Jesús Barcos, consultor dijo...

Desconozco ese dato, y no lo he podido encontar. ¡Saludos!

Anónimo dijo...

Como aquí la ignorancia campa a sus anchas, habrá que puntualizar que dicho obispo era de origen brasileño.