03 marzo 2017

Que Franco `se privatice´


Y su féretro vaya a un panteón privado.

Como gesto de cultura democrática. Como ha ocurrido con Mola en Pamplona. Es obvio que el pasado no se cambia suprimiendo símbolos. El pasado no es modificable, precisamente por ser pasado. Lo que sí podemos intervenir en el presente. En nuestro tiempo. En favor de una simbología democrática, deslegitimadora de la violencia y del poder dictatorial. Estamos en 2017 y los restos de Franco se hallan dentro de un conjunto Patrimonio Nacional. Como un símbolo público. El Tribunal Supremo acaba de rechazar su traslado.

Hemeroteca 2011: Cuando se dijo que sacarlo del Valle es un "argumento de enfrentamiento" o que "reabre heridas"

El debate sobre la presencia de Franco en Cuelgamuros también apareció en noviembre de 2011, justo cuando el PSOE entregaba el testigo al PP tras ocho años en la Moncloa. El mensaje de Franco ni tocarlo, se puede resumir en dos ejemplos de columnistas, el segundo ya fallecido.

Según Fernando Ónega, (La Voz de Galicia (30-11-11) si "todavía crispa" "la memoria de Franco", no hay que moverlo, y si "las nuevas generaciones apenas saben quién ha sido, porque solo ocupa unas líneas en sus libros de texto, no veo el motivo para brindarles un argumento de enfrentamiento histórico".

Según Manuel Martín Ferrand (ABC, 1-12-11) "Zapatero ha entregado toda su capacidad creadora y conspiradora al mantenimiento de las dos Españas". Se pregunta si cabe más "inoportunidad" y afirma que sacar el cadáver de Franco es "reabrir las heridas guerra civilistas que, en buena media habían cicatrizado con la transición". 

¿Seguro que cicatrizaron? ¿Cuál es son los fundamentos de cultura democrática para que supuestamente a tanta gente pueda herir el hecho de quitar el carácter monumental del recuerdo al dictador?


No hay comentarios: