19 agosto 2013

Ramoneda: "Antes se hablaba de propaganda, ahora se habla de comunicación"

"Paradójicamente la sociedad de la información está cargada de eufemismos, ha escrito en un artículo en El País (10-8-13). Aquí va un fragmento:

"De la propaganda a la comunicación, ¿qué ha cambiado? La sociedad. Para convencer al ciudadano nif (consumidor, competidor y contribuyente) poco dado al ruido ideológico, se requieren unas formas de seducción un poco más sibilinas. La propaganda buscaba el adoctrinamiento y el encuadramiento directo: poner a las gentes al servicio de una causa, apelar a las adhesiones incondicionales, movilizar a la guerra contra el enemigo. Ahora, lo que se busca es que te compren. Que adquieran tu producto y no el del vecino. Tratando sutilmente de convertir la compra en hábito. Y esto vale para una marca o para un partido político. La ideología se ha hecho marca como el producto". 

Saber más:  La política como marca.

Rosa María Calaf en la revista Nuestro Tiempo (julio-agosto 2010)
"El departamento de comunicación es, en realidad, el departamento de propaganda. Punto. Lo que pasa es que propaganda suena mal, y además tiene todas las reminiscencias que tiene: fascistas por una parte, y comunistas por la otra. Nunca tienes que fiarte de lo que te dice un departamento de comunicación (...)"

 
En 2009 Rosa María Calaf criticó la lógica de los medios en el Encuentro Internacional de Fotoperiodismo de Gijón: "lo que impacta es más importante que lo que importa".

Angels Piñol, en un análisis en El País (6-12-11) 

"Las elecciones son un acto de fe: la marca y la imagen importan hoy más que las propuestas".

No hay comentarios: