04 junio 2012

Sobre Carod-Rovira, hace un año

"Más allá y para ser justos, en el haber de Carod y sus antiguos amigos está la normalización del debate sobre la secesión pacífica de Catalunya incluso en ambientes donde nunca se había hablado de ello".


Francesc-Marc Álvaro, La Vanguardia (6-6-11) tras conocerse la baja voluntaria de Carod-Rovira en ERC

Saber más: El independentismo catalán, según Carod-Rovira


De un artículo suyo en Público (11-9-10)


"Tradicionalmente, la reivindicación independentista se basaba en los elementos clásicos: la lengua nacional, la cultura, la historia y el derecho propio, las tradiciones y el folklore popular, etc. La identidad cultural, siendo lógicamente muy importante, ha dejado de ser ya el motivo fundamental para reclamar la soberanía, pasando en todas las encuestas a un tercer lugar. El primer lugar lo ocupa el factor democrático. Felipe de Borbón afirmó hace un par de décadas que “Catalunya será lo que quiera ser”. Catalunya quería el Estatut que aprobó en referéndum y lo que ella quería no ha sido tenido en cuenta, como tampoco lo fue nunca antes. Por eso aumenta el número de catalanes partidarios de decidir su futuro como país, en las urnas, y sin límite alguno. Ante todo, democracia. Y en segundo lugar, figura el factor bienestar y progreso. Según una encuesta de la Universitat Oberta de Catalunya, más del 80% de los catalanes cree que en una Catalunya independiente, en el marco europeo, se viviría igual o mejor que ahora. ¿Por qué no intentarlo, entonces? España, hoy, aparece más como una carga, un freno o un obstáculo que como un estímulo, un motor o una compañía cómplice".
"Desde posiciones progresistas catalanas hemos contribuido a que el actual proyecto catalán de nación no sea étnico, ni nacionalista, sino nacional, a diferencia del modelo clásico español, hecho de una suma de características y requisitos identitarios. Aún hoy, para negar mi catalanidad, se apela al origen aragonés de mi rama familiar paterna, como si eso fuera un impedimento. Tamaña miopía nacionalista es incapaz de aceptar que uno es lo quiere ser, lo que se siente. Y para ser catalán, no es preciso que nadie renuncie a ser lo que ya era antes, o lo que siempre se ha sentido (español, argentino, marroquí, rumano o senegalés). Ser catalán no es ni una herencia, ni una imposición, sino una elección, una voluntad. Catalunya es una nación en construcción, (...) que deja un espacio de participación democrática en lo colectivo, tanto para los que sólo son catalanes, como para quienes lo son también. (...) Por esto la nación catalana es inclusiva, integradora, cívica, flexible, abierta, moderna, cosmopolita, plural. Por esto, precisamente, tiene futuro".


¿La independencia sería integradora para quienes no la compartiesen?


Saber aún más:

"Sólo es realmente nacional el proyecto que aspira a representar a la mayoría de la nación"  
Josep Lluís Carod Rovira en un discurso (9-12-03)


No hay comentarios: