13 marzo 2007

Cuando estudiar "despersonalizaba" a una mujer

Un interesante libro sobre los resortes ideológicos y educativos del machismo español de mediados del siglo XX

He aquí la esclava del señor, De cómo la mujer fue educada para el sacrificio y la sumisión, de Luis Otero (Ediciones B, 2001), presenta una completísima recopilación de textos sobre la mujer, escritos a lo largo de buena parte del franquismo, que conforman un corpus de la discriminación sexista.
Para muestra, un texto de Adolfo Maíllo, inspector de Primera Enseñanza, en Educación y revolución.

“Pasados los años decisivos, biológica y culturalmente, de la Segunda Enseñanza, entregadas a la memorización de volúmenes indigestos y a menudo incomprensibles y obligadas a un trabajo mental para ellas excesivo, que roba riego sanguíneo a regiones orgánicas para su porvenir de mujeres (...) se da en ellas este destino triste; ni están preparadas para llenar su misión de madres y amas de casa ni pueden contender, sino en contadísimos casos, con los hombres para alcanzar los puestos de la Cultura y la Administración que les hicieron soñar como metas de sus vidas”.

Más información:
  • En 1976, en un artículo en la revista Selecciones del Reader´s Digest se justificaba la diferencia salarial entre un hombre y la mujer porque se venía a decir, un hombre en paro era muy poco útil para la sociedad y una mujer podía dedicarse a la familia. El artículo criticaba la educación mixta y la equiparación de sueldos porque en opinión del firmante desgastaba su masculinidad. 

  • También en 1976 un tal Jerjes, en El Alcázar, escribía (8-9-76):
"Tampoco nos va a extrañar, viviendo la época de confusionismo que estamos viviendo, que haya mujeres que considerando vejación el dedicarse a las labores propias de su sexo, salgan al ruedo político a expresar sus ideas".

No hay comentarios: