04 agosto 2017

Recta final


Antes y después de Fukuyama, en España se vino a decretar fin de la historia con Transición, 23-F incluido. Misión imposible. Democracia es proceso. Y la cuestión catalana forma parte de ese proceso.

- Menos de dos meses para el 1-O y casi 85 desde la manifestación contra el recorte del Estatut. El Procés llega a su recta final y traerá consecuencias en la conformación cultural y política del Estado. Todavía no seguro en qué dirección.
- O España se plurinacionaliza o Catalunya se termina a la larga o a la corta estatalizando y acaba gestionando más pronto más tarde su propio estado plurinacional. Las ideas hegemónicas en Catalunya no afectan gran cosa en España. La hegemonía de ideas en España tampoco en Catalunya. En todo caso, la Constitución habla de nacionalidades. ¿Quién se ha alejado de ese consenso de hace 39 años?
- La amenaza del Gobierno de España vía Cospedal es la crónica de su incapacidad en asunto que requiere y requería de alta política.
Una de las claves narrativas del soberanismo catalán: salirse del marco y marca `nacionalista´, haciendo suyas las enseñanzas de Lakoff. En el otro lado, la estrategia estaba consolidada y se reforzó con la llegada de Ciudadanos. El 'ciudadanismo', esa terminología dentro y fuera de Cs para no reconocerse nacionalistas españoles pero sí defensores de la nación española. En ese sentido, hay que reconocer la habilidad del PP en evitar reconocerse ni un poco nacionalistas ni un poco populistas, y colocar a otros en ese marco.
En ese escenario, la estrategia de Unidos Podemos ante el 1-O va quedando diáfana. De ser catalanes:
Iglesias no votaría. Garzón tampoco. Errejón no contesta por no serlo. Teresa Rodríguez viene a decir que sí.
En Catalunya se está jugando una batalla por la credibilidad dentro del conflicto de soberanía. Especialmente entre independentismo y Comunes.

No hay comentarios: