04 noviembre 2016

La gestora socialista, cuatro notas

  • Una `gestora´ ya es una mala tarjeta de visita. Un borrón en tu marca. Una gestora gestiona una crisis interna. La gestora socialista es recordatorio de debilidad y división cada vez que se toma la palabra. Instrumento para no caer en el vacío de poder. Gente accidental, de tránsito, con un poder adquirido en circunstancias cuando menos atípicas. Si no causantes, los miembros y principales apoyos de la gestora son partícipes directos de un gran roto. 
  • Con sus contradicciones, Podemos ha interiorizado que necesita al PSOE. El PSOE no ha hecho el recorrido inverso. Los barones no han posibilitado ese tránsito, sino todo lo contrario.
  • Tentación de Ferraz sobre PSC. Ni derecho a decidir sobre futuro de Catalunya ni sobre futuro del PSOE. Nacionalismo español en banda ancha.
  • Pasada la máxima tensión narrativa, iniciado el día a día, con gobierno perfil continuista, el relato de la gestora del PSOE puede provocar mucha desgana, sinónimo de indiferencia. Por falto de credibilidad y plano. Carente de atractivo.

No hay comentarios: