21 noviembre 2013

Cómo reescribir la biografía de Kissinger

Así blanqueaba una entrevista en El Semanal (30-4-95) su trayectoria. Entre la amnesia y la hagiografía con la violencia

Las negritas, de este blo
La imagen, de Marion S. Trikosko, tomada de Wikimedia


"Hombre de acción y análisis, permanece por derecho propio en la galería de los grandes personajes de la vida pública norteamericana. Formado en Harvard, consolidó su prestigio con el tándem extraordinario que supuso su estancia en la Casa Blanca como asesor del presidente Nixon en Política Exterior. Hasta qué punto contribuyó a aumentar la aureola y prestigio internacional de Nixon es algo que modestamente rehusa enfatizar. Cerca y lejos de la política mantiene los recuerdos de su estancia como secretario de Estado, convincente tenaz y flexible, así como las vivencias de aquel día en que, en su querida Europa, recogió el Premio Nobel de la Paz por su contribución a pacificar el terrible infierno en que se convirtió el conflicto de Vietnam".


Saber más: 


  • "Democracia a Ultranza" 
Al comienzo de la Transición, Estados Unidos, a través de Kissinger, mostró (testimonio de José María de Areilza, ministro de exteriores en el primer gobierno de la monarquía) su reticencia a la posibilidad de un giro hacia la izquierda en España con "principios democráticos a ultranza". Según Carmen Díez de Rivera, jefa del Gabinete de Presidencia de Suárez, Kissinger fue capital para que las cosas fueran despacio y con tibieza.

No hay comentarios: