20 diciembre 2011

"Un nuevo relato para la masculinidad"

Destacado de un reportaje que con este título ofrecía la revista Dones (Mujeres en catalán), en su número de primavera de este año (texto traducido al castellano)



"Los hombres han formado históricamente su identidad a partir de elementos actualmente en crisis, como la familia tradicional o su papel como principal fuente de ingresos del hogar. Para la mayoría de especialistas, eso puede suscitar dos reacciones: aferrarse a la imagen corporal como un elemento identitario, o bien reafirmar la masculinidad tradicional). En este sentido, el sociólogo Óscar Guasch atribuye gran parte de la violencia contra las mujeres "a la crisis de la hterosexualidad"".


En la imagen, la portada de ese número.

Saber más: El género y la desigualdad

Texto de presentación del dossier “hacia otro género de desarrollo”, revista El Sur nº 17, diciembre de 2003 
“Las diferencias biológicas entre hombres y mujeres no cambian. Pero los papeles que se les exigen varían según sociedades y tiempos históricos. El término género se refiere a los atributos económicos, sociales, políticos y culturales asociados a lo masculino y lo femenino. En la mayor parte de las sociedades hombres y mujeres se diferencian en el tipo de actividades que realizan, en el acceso y control de los recursos y en su participación en los procesos de decisión. Esas desigualdades dificultan el desarrollo humano, tanto el personal como el comunitario”.

Miguel Lorente Acosta, delegado del Gobierno contra la Violencia de Género alertaba en el suplemento 20 aniversario de El Mundo (23-10-09) contra la "desigualdad escondida en las circunstancias":


"la desigualdad derivada de una estructuración jerarquizada de la sociedad quedaba invisibilizada sobre las circunstancias que los identificaban: clase social, poder adquisitivo, educación, padecimiento de enfermedades, raza, religión...de manera que no es que fueran desiguales, es que eran pobres, analfabetos, de tal o cual grupo étnico, o de esta o aquella creencia(...)"


Sobre el maltrato, Lorente denunciaba que "no es infrecuente que un maltratador justifique su conducta violenta manifestando de manera exculpatoria, es que mi mujer se empeña en llevarme la contraria, frase que refleja de forma gráfica la posición superior que lleva a entender que la opinión o el criterio de su mujer no es diferente o no coincidente con el suyo, sino que lo cuestiona y ataca". Y afirma también:

"Una sociedad en la que más del 90% de la población expresa que la violencia contra las mujeres se debe al alcohol y las drogas (CIS), que justifica sobre la normalidad las agresiones que producen lesiones leves y sobre lo patológico los homicidios, que lleva a las mujeres permanezcan una media de siete a diez años antes de denunciar su situación, y que no ha tratado con suficiente antelación la violencia que se ha producido históricamente, tiene que contar con algunas referencias para que la interpretación de una manifestación tan objetiva haya levantado tan poca crítica".



Saber aún más: Las relaciones de género y la violencia de género hace 60 años

Fragmento del libro La muchacha en el noviazgo (E. Enciso), publicado en 1951 recogido por Rafael Abella

“Ya lo sabes: cuando estés casada, jamás te enfrentarás con él, ni opondrás a su genio tue genio y a su intransigencia la tuya. Cuando se enfade, callarás; cuando grite, bajarás la cabeza sin replicar; cuando exija, cederás, a no ser que tu conciencia cristiana te lo impida. En este caso, no cederás, pero tampoco te opondrás directamente: esquivarás el golpe, y te harás a un lado y dejarás que pase el tiempo.
Soportar, ésa es la fórmula. Amar es soportar".

No hay comentarios: